El arresto de Pablo, Hechos 21:27-36

Por el comandante Romano Claudius Lysias – alrededor del año DC57.
La historia habla de que algunos saduceos, uno de los tantos grupos judíos religiosos, junto con otros, fueron por Pablo quien había dejado su rango para reunirse con ese nuevo grupo que ellos oponían.
Mientras la batalla continuaba, ellos encontraron una nueva manera de dar problemas.
Pablo apenas había regresado de Jerusalén para presentar dinero al templo.

Lectura de la Biblia:

Pablo llevado a la cárcel

27
Cuando iban a terminar los siete Días, los Judíos de Asia, al verle en el templo, comenzaron a alborotar a todo el pueblo y le echaron mano,
28
gritando: “¡Hombres de Israel! ¡Ayudad! ¡Este es el hombre que por todas partes anda enseñando a todos contra nuestro pueblo, la ley y este lugar! Y Además de esto, ha metido griegos dentro del templo y ha profanado este lugar santo.”
29
Porque antes Habían visto con él en la ciudad a Trófimo, un efesio, y Suponían que Pablo lo Había metido en el templo.
30
Así que toda la ciudad se Agitó, y se hizo un tumulto del pueblo. Se apoderaron de Pablo y le arrastraron fuera del templo, y de inmediato las puertas fueron cerradas.
31
Mientras ellos procuraban matarle, Llegó aviso al tribuno de la Compañía que toda Jerusalén estaba alborotada.
32
De inmediato, éste Tomó soldados y centuriones, y Bajó corriendo a ellos. Y cuando vieron al tribuno y a los soldados, dejaron de golpear a Pablo.
33
Entonces Llegó el tribuno y le Apresó, y Mandó que le atasen con dos cadenas. Preguntó quién era y qué Había hecho;
34
pero entre la multitud, unos gritaban una cosa y otros, otra. Como él no Podía entender nada de cierto a causa del alboroto, Mandó llevarlo a la fortaleza.
35
Y Sucedió que cuando Llegó a las gradas, Pablo tuvo que ser llevado en peso por los soldados a causa de la violencia de la multitud;
36
porque la muchedumbre del pueblo Venía Detrás gritando: “¡Mátale!”
Hechos 21:27-36


Otros módulos en esta unidad: - Other modules in this unit: