Rollo, Ezequiel 2:1-3:15

Ezequiel tuvo que comer y decir a su gente lo que estaba sobre ello. Ezequiel significa que: Dios es fuerte. Profetizado a partir del quinto año de Rey Joacím. Las tempranas escrituras bíblicas fueron escritas sobre un Rollo y sólo transportado en libros sobre AD1000. eg Lucas 4:17.
Ezequiel de la tribu de Levi nacido 623aC en una familia sacerdotal quien vivio alrededor de Jerusalén y el templo. Mensajes entre 593aC-571aC. Templo destruido 586aC.

Lectura de la Biblia:

La llamada de Ezequiel

2:1
Y me dijo: “Oh hijo de hombre, ponte en pie, y hablaré contigo.”
2
Mientras él me hablaba, Entró en Mí el Espíritu y me puso sobre mis pies, y Oí al que me hablaba.
3
Y me dijo: “Oh hijo de hombre, yo te Envío a los hijos de Israel, a una Nación de rebeldes que se ha rebelado contra Mí. Tanto ellos como sus padres se han rebelado contra Mí hasta este mismo Día.
4
Yo te Envío a esta gente de rostro endurecido y de Corazón empedernido. Y les Dirás: ‘Así ha dicho el Señor Jehovah.’
5
Ya sea que ellos escuchen o que dejen de escuchar (porque son una casa rebelde), Sabrán que ha habido un profeta entre ellos.
6
Pero Tú, oh hijo de hombre, no temas; no temas de ellos ni de sus palabras. Aunque te halles entre zarzas y espinos, y habites entre escorpiones, no temas de sus palabras ni te atemorices ante ellos; porque son una casa rebelde.
7
Tú, pues, les Hablarás mis palabras, ya sea que escuchen o dejen de escuchar, porque son una casa rebelde.
8
Pero Tú, oh hijo de hombre, escucha lo que yo te hablo. No seas rebelde como esa casa rebelde; abre tu boca y come lo que yo te doy.”
9
Entonces miré, y he Aquí una mano extendida hacia Mí, y en ella Había un rollo de pergamino.
10
Lo Extendió delante de Mí, y he Aquí que estaba escrito por el derecho y por el revés. En él estaban escritos lamentaciones, gemidos y ayes.
Ezequiel 3
1
Entonces me dijo: “Oh hijo de hombre, come lo que has encontrado; come este rollo y vé, habla a la casa de Israel.”
2
Abrí mi boca, y me dio a comer ese rollo.
3
Luego me dijo: “Oh hijo de hombre, alimenta tu vientre y llena tu Estómago con este rollo que yo te doy.” Lo Comí, y fue en mi boca dulce como la miel.
4
Entonces me dijo: “Oh hijo de hombre, vé, acércate a la casa de Israel y Háblales mis palabras;
5
porque no eres enviado a un pueblo de habla misteriosa ni de lengua Difícil, sino a la casa de Israel;
6
no a muchos pueblos de habla misteriosa y de lengua Difícil, cuyas palabras no entiendes. Si a ellos te enviara, ellos Sí te Escucharían.
7
Pero los de la casa de Israel no te Querrán escuchar, porque no me quieren escuchar a Mí. Pues todos los de la casa de Israel son de frente dura y tienen el Corazón empedernido.
8
He Aquí, yo hago tu rostro tan duro como el rostro de ellos, y hago tu frente tan dura como su frente.
9
Yo hago tu frente como el diamante, que es Más duro que el pedernal. Tú no les Temerás, ni te Atemorizarás ante ellos, porque son una casa rebelde.”
10
Me dijo Además: “Oh hijo de hombre, toma en tu Corazón todas mis palabras que te diga, y escucha con tus Oídos.
11
Acércate a los cautivos, a los hijos de tu pueblo, y Háblales diciendo: ‘Así ha dicho el Señor Jehovah’, ya sea que escuchen o que dejen de escuchar.”
12
Entonces el Espíritu me Levantó, y Oí Detrás de Mí el ruido de un gran estruendo: “¡Bendita sea la gloria de Jehovah desde su lugar!”
13
Era el ruido de las alas de los seres vivientes, que se rozaban unas con otras, el ruido de las ruedas que estaban junto a ellos y el ruido de un gran estruendo.
14
Luego el Espíritu me Levantó y me Tomó. Yo iba con amargura y con mi Espíritu enardecido, pero la mano de Jehovah era fuerte sobre Mí.
15
Luego llegué a los cautivos de Tel Abib, pues ellos habitaban Allí, junto al Río Quebar, y Permanecí Allí entre ellos, Atónito, durante siete Días.
Ezequiel 2:1-3:15


Otros módulos en esta unidad: - Other modules in this unit: