Dalila y Samsón, Jueces 16:11-31

Jueces 16:11-31

Dalila y Samsón

11
El le dijo: –Si me atan fuertemente con sogas nuevas que no hayan sido usadas, entonces me debilitaré y seré como un hombre cualquiera.
12
Luego Dalila Tomó sogas nuevas y lo Ató con ellas. Y le dijo: –¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y Había personas acechando en el cuarto. Pero él Rompió las sogas de sus brazos como un hilo.

13
Entonces Dalila dijo a Sansón: –Hasta ahora te has burlado de Mí y me has dicho mentiras. Dime, pues, con qué Podrías ser atado. El entonces le dijo: –Si tejes los siete mechones de mi cabellera entre la urdimbre, y los aseguras con la clavija del telar contra la pared, me debilitaré y seré como un hombre cualquiera. Dalila lo hizo dormir y Tejió los siete mechones de su cabellera entre la urdimbre.

14
Luego ella Aseguró la clavija y le dijo: –¡Sansón, los filisteos sobre ti! Pero al despertar de su sueño, él Arrancó la clavija del telar con la tela.

15
Y ella le dijo: –¿Cómo, pues, dices: “Yo te amo”, siendo que tu Corazón no Está conmigo? Ya son tres veces las que te has burlado de Mí, y no me has revelado en qué consiste tu gran fuerza.

16
Y Aconteció que como ella le presionaba todos los Días con sus palabras y le importunaba, el alma de él fue reducida a mortal angustia.

17
Entonces le Descubrió todo su Corazón y le dijo: –Nunca Pasó una navaja sobre mi cabeza, porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si soy rapado, entonces mi fuerza se Apartará de Mí, me debilitaré y seré como un hombre cualquiera.

18
Viendo Dalila que él le Había descubierto todo su Corazón, Envió a llamar a los jefes de los filisteos, diciendo: “Venid esta vez, porque él me ha descubierto todo su Corazón.” Entonces los jefes de los filisteos fueron a ella, llevando el dinero en la mano.

19
Ella hizo que él se durmiese sobre sus rodillas. Llamó a un hombre, quien le Rapó los siete mechones de su cabeza. Entonces ella Comenzó a atormentarlo, pues su fuerza se Había apartado de él.

20
Y ella le dijo: –¡Sansón, los filisteos sobre ti! El se Despertó de su sueño y Pensó: “Saldré como las otras veces y me escaparé.” Pero no Sabía que Jehovah ya se Había apartado de él.

21
Entonces los filisteos le echaron mano, le sacaron los ojos y lo llevaron a Gaza. Y lo ataron con cadenas de bronce, para que moliese en la Cárcel.

22
Sin embargo, después que fue rapado, el cabello de su cabeza Comenzó a crecer.

La Muerte de Sansón

23
Entonces los jefes de los filisteos se reunieron para ofrecer un gran sacrificio a Dagón su dios y para regocijarse. Y Decían: –¡Nuestro dios ha entregado en nuestra mano a Sansón, nuestro enemigo!

24
Al verlo el pueblo, Alabó a su dios diciendo: –¡Nuestro dios ha entregado en nuestra mano a nuestro enemigo, al destructor de nuestra tierra, que Había matado a muchos de los nuestros!

25
Y Aconteció que cuando el Corazón de ellos estaba alegre, dijeron: –Llamad a Sansón para que nos sirva de Espectáculo. Llamaron a Sansón de la Cárcel, y Servía de Espectáculo delante de ellos. Lo pusieron entre las columnas.

26
Y Sansón dijo al joven que le guiaba de la mano: –Déjame palpar las columnas sobre las cuales descansa el edificio, para que me apoye en ellas.

27
El edificio estaba lleno de hombres y mujeres. Todos los jefes de los filisteos estaban Allí, y en la azotea Había como 3.000 hombres y mujeres que estaban mirando el Espectáculo de Sansón.

28
Entonces Sansón Clamó a Jehovah diciendo:
–¡Señor Jehovah, por favor, acuérdate de Mí! Dame, te ruego, fuerzas solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos

29
En seguida Sansón Palpó las dos columnas de en medio, sobre las cuales descansaba el edificio; y se Apoyó contra ellas, contra una con su mano derecha y contra la otra con su mano izquierda.

30
Y dijo Sansón: –¡Muera yo con los filisteos! Entonces Empujó con fuerza, y el edificio Cayó sobre los jefes y sobre toda la gente que estaba en él. Y fueron Más los que Mató al morir que los que Había matado durante su vida.

31
Sus hermanos y toda la casa de su padre fueron y lo recogieron. Luego lo llevaron y lo sepultaron entre Zora y Estaol, en el sepulcro de su padre Manoa. El Juzgó a Israel durante veinte años.


Otros módulos en esta unidad: - Other modules in this unit: