El cántico de Simeón, Lucas 2:25-35

Simeón fue un hombre anciano a quien Dios le dijo que veria a Jesús antes de morir. Simeón tambien era un profeta de Dios.

Lectura de la Biblia:

El cántico de Simeón

25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. 26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor. 27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley, 28 Simeón le tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

29 -Ahora, Soberano Señor,

despide a tu siervo en paz

conforme a tu palabra;

30 porque mis ojos han visto tu salvación

31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

32 luz para revelación de las naciones

y gloria de tu pueblo Israel.

33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

34 Y Simeón los bendijo y dijo a María su madre: -He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel y para señal que será contradicha,

35 para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Y una espada traspasará tu misma alma.
Lucas 2:25-35


Otros módulos en esta unidad: - Other modules in this unit: