Rubén le busca unas mandrágoras a Lea, Génesis 30:14-18

El hijo mayor de Lea, Rubén, encuentra unas mandrágoras. Las raíces de esta planta se usan para ayudar a la mujeres a quedar embarazadas. Las encontró a finales de la primavera – a principios del verano, en mayo o junio. Esta es la época de Pentecostés o Shavuot, que es cuando se cosecha el trigo.

Lectura de la Biblia:

Las mandrágoras

30:14
Rubén fue al campo en el tiempo de la siega del trigo, Halló Mandrágoras y se las Llevó a Lea su madre. Y Raquel dijo a Lea: –Por favor, dame algunas de las Mandrágoras de tu hijo.
15
Ella Respondió: –¿Te parece poco que hayas tomado a mi marido para que te quieras tomar también las Mandrágoras de mi hijo? Y Raquel dijo: –Entonces que duerma contigo esta noche a cambio de las Mandrágoras de tu hijo.
16
Cuando Jacob Volvía del campo al atardecer, Lea Salió a su encuentro y le dijo: –¡Haz de unirte a Mí, porque ciertamente yo te he alquilado a cambio de las Mandrágoras de mi hijo! El Durmió con ella aquella noche.
17
Y Dios Escuchó a Lea, y ella Concibió y dio a luz un quinto hijo a Jacob.
18
Y Lea dijo: “Dios me ha dado mi recompensa, porque di mi sierva a mi marido.” Y Llamó su nombre Isacar.[a]
Génesis 30:14-18

Acotaciones: Génesis 30:18 Isacar suena como la palabra hebrea que significa: premio.


Otros módulos en esta unidad: - Other modules in this unit: